Blogia
Cajón de sastre de enfermera con tiempo libre

UrGe AyUdA

UrGe AyUdA

Soy Luis, médico internista que volvió hace poco a su trabajo, un hospital de mil camas, tras una aventura en el Amazonas para instaurar un programa de vacunación en un pequeño poblado de la selva.
Desde hace días vivo en el depósito de cadáveres del hospital. Estoy peor que muerto; sin más pistas me declaro zombi. Las prácticas de aquella aldea con mi persona me llevan a concluir que las vacunas no fueron aceptadas por sus habitantes.
Mi vocación desde los 16 años, entonces ya curaba pájaros caídos de los árboles, ha consistido en salvar vidas. Sólo mueven mi existencia los principios hipocráticos; por esto decidí esconderme en mi rincón de la morgue. No hago ningún mal; tomo prestados miembros, vísceras y anejos que nadie echará en falta. Exceptuando el ojo de cristal de un septuagenario con valor sentimental para la viuda que tragué por descuido. En ningún momento consideré la posibilidad de ahogamiento. Los múltiples intentos de autolisis han fallado.
El peor bocado, la placa de ateroma generalizada de un varón de cincuenta años con obesidad mórbida y mil condicionantes más; el mejor, la glándula mamaria sana de Anita, de dieciocho, mi amor platónico.
El motivo del aviso en la cafetería: necesito urgentemente un bidón de gasolina y una cerilla. Gracias.

YRB.-

 

(Cuento seleccionado en el II concurso de microrrelatos “Cuentos oscuros” organizado por Ojos Verdes Ediciones)

 

http://ojosverdesediciones.com/cuentos-oscuros/

http://ojosverdesediciones.com/producto/cuentos-oscuros/

 

 


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres