Blogia
Cajón de sastre de enfermera con tiempo libre

CUENTO NIVAL

CUENTO NIVAL

Dicen los ancianos del lugar, que un buen día, el zorro del pantano, emergió de las aguas. Se convirtió en oso y siguió el rumbo de la estrella polar. Allí, en el polo, maravillado de la quietud que le abordaba, soñó despierto y sus lágrimas fueron cristales al rodar por el gélido hielo que cubría el suelo. Cuentan también que la lechuza nival, ciega por el dolor de partir hacia la soledad, tomó aquellos hermosos cristales, los puso en las cuencas de sus ojos e iluminaron su vida. Y no sólo eso, porque al izar el vuelo iluminó el cielo con tal gama de colores en movimiento, que lo llamaron aurora boreal.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Lechuzo Blanco -

Gracias por ayudarme a entender que mis ojos estan hechos de cristal de hielo....

Danae -

Me gustó la forma casi poética de la historia, es una historia mágica, llena de encanto. Bravo por tu imaginación.

Un saludo desde tu ciudad.

jorval -

Me gustó esta historia que no la considero nada de fantástica sino que muy real ¿por qué no pudo ser así? Lamentablemnte nunca pude presenciar una aurora boreal.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres